martes, 22 de julio de 2014

"TIEMPO DE MILLER, TIEMPO DE KILLER"

Hace tiempo que tenía muchas ganas de colgar esta entrada, sobre uno de los mejores tiradores de tres puntos del planeta Tierra, casi el mejor y uno de los más decisivos, si no el que más : el gran

Reggie Miller. Que sabio era el gran Andrés Montes que al buscar en su peculiar diccionario la definición de Reggie , no he tenido que comerme mucho el coco. La he copiado directamente en el título de esta entrada. 
Quería hacer homenaje a uno de esos increíbles jugadores que no ha conseguido un anillo NBA...tremendamente injusto...pero así es la vida .... Y es que no encontraba el momento, hasta que se celebró el cumpleaños del mejor tirador de triples de todos los tiempos: Ray Allen. Pero...quién era más "clutch"?



Así que vamos a hablar del verdadero protagonista: “Miller the killer”


Reginald Wayne Miller (nacido el el 24 de agosto de 1965 en Riverside, California), más conocido como Reggie Miller es un ex-jugador de baloncesto estadounidense que desarrolló toda su carrera profesional en Indiana Pacers, de la NBA.

Miller fue conocido por su acierto en los tiros de tres puntos, y su capacidad resolutiva en las situaciones límites. Lo que se llama un clutch-player.


El clutch-time o lo que es lo mismo el “Reggie Time”


Y vaya si lo consiguió. Años después ya jugaba con sus hermanos y su hermana, que no tenían piedad del pequeño de la familia taponándole una y otra vez todos sus tiros. Con el paso de los años iría desarrollando ese tiro lejano con mucho arco que le ha acabado haciendo famoso.  

Es la hora de la verdad, el momento donde todo se decide; canastas imposibles, mates increíbles y remontadas de ensueño. Así es el clutch-time, los dos minutos finales de partido.

Y es en esos instantes, cuando si el encuentro va igualado, puede no servirte nada de lo que hayas hecho hasta entonces.

Es también tiempo de jugones, donde mucha gente se diluye y le quema el balón en las manos, pero donde triunfan los que no tienen miedo a tirar, a decidir el partido hacia un lado u otro. Solo hay que mirar leyendas como Reggie Miller con actuaciones como la del Madison Square Garden con 8 puntos en 8 segundos, para decantar el encuentro a favor de Indiana en el 95.


El “clutch time” es esa parte del partido donde se decide quien se lleva la victoria. Como diría Trecet es aquel momento “en el que más calienta el sol”, el balón quema, los grandes jugadores emergen y los no tan grandes no están a la altura.

El gran desarrollo estadístico en torno a la NBA nos permite definir esos momentos de acuerdo a unos determinados criterios y analizar qué jugadores lanzan más a canasta, con qué porcentaje de acierto y hasta en qué situación en la cancha.


Se suele entender por “clutch time” la situación de un partido en el que un jugador lanza a canasta (no desde el tiro libre) con la opción de empatar o situarse por delante del marcador. Además, sólo se consideran los dos últimos minutos del encuentro, ya sea en el último cuarto o en la prórroga. Cuando hablemos de canastas anotadas, porcentajes, triples, etc., nos estaremos refiriendo a un recopilatorio de esos momentos de los partidos.
Existen otros estudios que computan la anotación por minuto en situaciones similares aunque suelen fijar el “clutch time” en situaciones en las que el marcador está +/- 5 y restan menos de cinco minutos para el final.


UN EJEMPLO DE SUPERACION
Nada más nacer el pequeño Reggie su madre lloró desconsolada. El bebé tenía la cadera y las piernas deformes, de tal manera que sus piernas y sus tobillos estaban retorcidos hacia adentro. Por este motivo, tuvo que dormir hasta los 4 años con unos refuerzos de acero en las piernas, que le debían provocar los mismos resultados que una ortodoncia con los dientes.



De todas maneras, los doctores no eran muy optimistas. Dudaban que en el futuro llegase a andar correctamente, y descartaban cualquier opción de que pudiera hacer deporte. Pero la familia Miller en ningún momento se rindió.

“Recuerdo que siempre estaba en casa con mi madre. Mirando por la ventana de la cocina como jugaban mis hermanos a baloncesto. Mi madre me decía que no me preocupara, que pronto estaría jugando con ellos, pero que primero mis piernas se tenían que poner fuertes”


"Era horrible", decía Miller en TNT. "Recuerdo aquella como la peor y a la vez la mejor experiencia de mí vida; Aquello me enseñó a superarme a mí mismo, y pese a que todos se reían de mí, yo sabía que aquello desaparecería y sería el mejor. Si superaba aquello lo superaría todo".
Y vaya si lo consiguió. Años después ya jugaba con sus hermanos y su hermana, que no tenían piedad del pequeño de la familia taponándole una y otra vez todos sus tiros. Con el paso de los años iría desarrollando ese tiro lejano con mucho arco que le ha acabado haciendo famoso.
El tiempo seguía pasando y llegaba la etapa de instituto, donde ya comenzaba a despuntar, pero su principal obsesión era ser mejor que su hermana. 
Un día tras anotar 39 puntos en un partido corrió rápido a casa a decírselo a su hermana, que también había jugado aquel día. “39 puntos están muy bien Reggie –le dijo- pero yo he metido 105” 
Esa misma inferioridad física que ha perseguido a Miller durante toda su carrera, fue la que hizo desarrollar su faceta más “salvaje” dentro de las pistas: la provocación con sus gestos o con sus palabras. Otra de las principales características de Reggie Miller ha sido su capacidad para elevar su rendimiento en los momentos decisivos, especialmente en Playoffs.
EN LA UNIVERSIDAD
Su etapa como universitario la pasó en la Universidad de California Los Angeles, en la cual se graduó en historia.

Es el segundo jugador que más puntos ha aportado a dicha universidad, solamente superado por Lew Alcindor (Jabbar). 
Además, conserva en el 2007 el record de mejor porcentaje de anotación de la NCAA en una temporada, así como el de tiros libres y puntos totales. En su año senior promedió 25,9 puntos
“Sé que los fans no esperaban ver a un chico californiano en su equipo, pero estoy seguro que en cuanto me vean jugar les demostraré que soy un buen tipo y me acabarán aceptando como uno más” –dijo Miller poco después de que Donnie Walsh lo eligiera en el draft-


TRAYECTORIA NBA

Poco tiempo tardó en cambiar la opinión de todos aquellos seguidores que no habían confiado en él. Su gran ética de trabajo y su pasión por el juego enganchó fácilmente al público de Indiana. 
Además, su condición de líder nato jugaba a su favor. Siempre ha asumido la responsabilidad de jugarse los balones más calientes y habitualmente ha sabido resolver la papeleta con acierto. Y es que Reggie siempre se ha caracterizado por dar el máximo de sí mismo cuando más adversa es la situación, superando incluso factores externos al propio juego.

Famosos eran los cánticos de “Cheryl, Cheryl” haciendo referencia a su hermana, una de las mejores jugadoras de toda la historia del baloncesto femenino, que tuvo que soportar en sus primeras temporadas de profesional. Cuando jugaba en UCLA no era extraño ver en los graderíos rivales mucha gente burlándose de él con orejas gigantes
Miller fue elegido por Indiana Pacers en la undécima posición del Draft de 1987, desarrollando sus 18 años de carrera profesional en la franquicia hasta el año 2005, fecha de su retirada. Se ganó el respeto del público de los Pacers, batiendo la marca de Larry Bird de más triples anotados por un rookie en su primera temporada, con 61, récord que llevaba en lo más alto durante 8 años hasta su llegada.
En la temporada 1989-90 explotó como anotador firmando durante la campaña 24,6 puntos con un 41,4% en triples. En las tres siguientes temporadas aportaría más de 20 puntos por noche, jugando además todos los encuentros.

Llegó a ser: 5 veces All-Star, 3er Mejor quinteto de la NBA (1995, 1996 y 1998).

MOMENTOS GLORIOSOS

Miller conseguiría uno de sus primeros momentos de fama en el quinto partido de las Finales de Conferencia de 1994 ante New York Knicks, anotando 39 puntos y 25 en el último cuarto para liderar a la victoria a los Pacers por 93-86. El triunfo adelantó en la eliminatoria a Indiana, aunque desaprovecharon la ventaja perdiendo los dos siguientes encuentros y cayendo eliminados por los neoyorquinos.



 Pero su momento de gloria llegaría en el primer partido de las Semifinales de Conferencia de 1995 de nuevo ante los Knicks en el Madison Square Garden. Cuando el entrenador de los Pacers, Larry Brown, solicitó tiempo muerto, restaban 18,7 segundos para que se pusiese fin al encuentro. 
Muchos de los aficionados se marcharon dando por confirmada la victoria, pues los Knicks marchaban 6 arriba (105-99). Pocos contaron por aquel entonces con Reggie Miller y su instinto asesino que lo caracteriza en los instantes decisivos. Pero, para ser realistas, y como comentaba el mismo Brown “nadie, ni yo mismo confiaba en poder lograr la victoria”. Miller en una heroica labor, consiguió lo impensable: anotar 8 puntos en 8,9 segundos.

En el primer encuentro de las Semifinales de Conferencia de 2000 ante Philadelphia 76ers, Miller y Jalen Rose anotaron 40 puntos cada uno, consiguiendo el récord de más puntos por dos compañeros de equipo en la historia de los playoffs. Los Pacers ganaron la serie por 4-2 y regresaron a las Finales de Conferencia por quinta vez en siete años. Esta vez eliminaron a los Knicks en seis partidos con Miller anotando 34 puntos en el partido decisivo y avanzaron a las Finales de la NBA por primera vez en la historia de la franquicia. 

Allí se enfrentaron a Los Angeles Lakers de Shaquille O'Neal y Kobe Bryant. Tras una intensa lucha, los Lakers ganaron el anillo en seis partidos, quedando en la memoria de los aficionados de los Pacers el quinto encuentro, en el que Miller y Rose anotaron 25 y 32 puntos respectivamente. Miller promedió 24,3 puntos por noche en las Finales.
 
CARRERA INTERNACIONAL (USA TEAM)



Consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y en el Mundial de Canadá de 1994. También formó parte del conjunto estadounidense que fracasó en el Mundial de Indianápolis de 2002, finalizando sin conseguir medalla. Durante el campeonato se lesionó y sus minutos fueron muy reducidos.
  
MILLER V SPIKE LEE
La relación de estos dos personajes ha sido mítica, y se ha escrito miles de líneas , en una de ellas Reggie no estaba acertado y los Knicks dominaban con comodidad. Y poco a poco comenzó a cobrar protagonismo una figura... la del cineasta Spike Lee.

 El director de cine es un reconocido seguidor de los Knicks y habitual de la primera fila del Madison Square Garden. Vive los partidos como nadie y, aquella noche, la pasión pudo con él.

 Lo normal es que Lee la tomase con el mejor jugador del equipo contrario y, en el segundo partido de la serie, ya había comenzado a tomarla con Miller. Pero esa noche, los repetidos fallos del jugador de Indiana, llenaron de confianza al director.
 La mofa era constante desde la banda. No dejaba de picarle y meterse con él. De ridiculizarle y compararle con su hermana, Cheryl Miller, ex-jugadora de la WNBA. Tras cada tiro, Miller se quedaba mirando a Spike y este buscaba un nuevo vacile. La gente comenzó a estar más pendiente del pique entre los dos que del propio partido.
Ya llevaba 19 puntos, pero su equipo perdía claramente y todo el estadio, y un espectador concreto más que nadie, gritaba contra él. Pero Reggie decidió que eso se acabó.
La única motivación de Miller en aquel momento era callar la boca a Spike Lee. Y Miller comenzó a anotar. Ataque tras ataque, Reggie Miller se quedaba mirando al director, y anotaba un nuevo triple. Estaba motivadísimo.

  Spike ya no hablaba ni se levantaba de su butaca. En cambio, a medida que el partido se intensificaba, también lo hacían los comentarios de Miller hacia el director. A mediado del cuarto, el jugador se quedó mirando fijamente a Lee, llevándose las manos al cuello y luego a la entrepierna. Ahora si que el estadio rugía en su contra... y él estaba más cómodo que nunca. Luego ya sabeis lo que pasó con esa mítica actuación de Miller...

Al día siguiente, la prensa de Nueva York estaba indignada con Reggie Miller, pero, sobretodo, con Spike Lee. Era portada de todos los periódicos. Le hacían responsable de haber motivado a Miller hasta tal punto. El 'Daily News' abría con un irónico "Muchas gracias Spike".


 Aún así acabaron queriéndose…


TRASH TALKER CONSUMADO 
Además de sus triples decisivos, Miller era famoso en la NBA por otra circunstancia: era un consumado trash talker.
El trash talk no es más que una táctica de desestabilización psicológica del contrario, y los que la emplean son los típicos tipos que se pasan todo el partido hablando; que si no vas a poder pararme, que si vais a perder, que si el próximo balón voy a recibirlo aquí y voy a anotar en tu cara.En los 90, Michael Jordan también era el campeón del trash talk, pero Miller le iba a la zaga. Sobre todo, tenía un don para alterar a John Starks, el escolta de los Knicks, que caía siempre en todas las trampas verbales que el de los Pacers le tendía.
Miller jugó sus 18 temporadas como profesional en Indiana, una franquicia que, en la NBA, no había llegado hasta la final de la conferencia Este nunca hasta que contó con el escolta, y con él jugaron sus únicas Finales, la de 2000, que perdieron contra los Lakers de Kobe Bryant y Shaquille O’Neal. 


Ése fue el punto más alto de su carrera, una carrera en la que le tocó vivir también el bochorno de la enorme pelea montada entre varios jugadores de los Pacers (Ron Artest/Metta World Peace y Jermaine O’Neal entre ellos) y aficionados de los Pistons en 2004.
Miller se retiró al año siguiente, pero aquello no empañó su legado, el del tirador letal que siempre aparecía cuando el reloj estaba llegando a cero, en el “Miller Time”.
Es uno de los cuatro únicos jugadores que han visto retirada su camiseta, la número 31, en los Pacers.



GENIO Y FIGURA: “LA REGLA MILLER”
En la temporada 2012-2013 se castiga la conocida como ‘Reggie Miller rule’. 
Durante sus años de jugador, Reggie Miller perfeccionó un engaño a los árbitros que consistía en golpearse una pierna con la otra cuando lanzaba en suspensión y el defensor estaba pegado a él, de modo que los colegiados pensasen que había habido contacto por parte del rival y señalasen falta. 
A partir de la próxima temporada se indicará falta en ataque al jugador que lleve a cabo esa ‘triquiñuela’ y tampoco se permitirá que el lanzador estire una de sus piernas para provocar el golpe del defensor.


LA RETIRADA.
El último partido de Miller fue el 19 de mayo de 2005 en el Conseco Fieldhouse, cayendo derrotados por 88-79 ante los Pistons y por lo tanto eliminados de las Semifinales de Conferencia.
En el encuentro, anotó 27 puntos con un 11 de 16 en tiros de campo y 4 de 8 en triples. 
A falta de 15,7 segundos, el entrenador de los Pistons Larry Brown pidió un tiempo para permitir a la afición de los Pacers ovacionar por última vez a su estrella, además de los emotivos abrazos recibidos tanto por sus compañeros como por sus rivales en el partido.

Fue la despedida de un jugador irrepetible que había superado las adversidades físicas más duras para conseguir apenas caminar, y no sólo consiguió eso, sino que consiguió elevar su juego al olimpo NBA de los elegidos.
Eso sí, desgraciadamente, siempre le ha faltado conseguir algún campeonato que acabara su carrera como se merecía y tal como le ha pasado a otros mitos NBA, de los que ya haré alguna entrada más adelante..


RAY ALLEN BATIÓ SU RECORD DE TRIPLES
 Tuvo desde su retirada el récord de más triples anotados en toda una carrera, con 2.560, los cuales fueron superados por Ray Allen el 10 de febrero de 2011. 

Tras la consecución del récord por parte de Ray Allen, el TD Garden se convirtió en una fiesta y hasta la madre vio en las gradas cómo su hijo hacía historia en la mejor liga del mundo. 


Allen recibió una gran ovación por parte de su público e incluso recibió las felicitaciones del propio Reggie Miller, que estaba en el partido como comentarista de una televisión norteamericana. El abrazo fue sobrecogedor. De esta manera, Allen es ya el dueño del récord triples anotados en la historia de la NBA con 2562.


HALL OF FAME 
El 2 de abril de 2012, se anunció que Miller pasará a formar parte del Naismith Memorial Basketball Hall of Fame, entre los elegidos en este año.

Su elección se hizo oficial el 7 de septiembre.
"Hay una dama que merece probablemente el mayor reconocimiento de todos al yo estar aquí", dijo Miller. 
"Cheryl, - un montón de personas desearían poder estar en una misma casa con la mejor de cualquier cosa. 
Yo tuve la suerte de jugar con, sin discusión alguna, la mejor jugadora en la historia del baloncesto femenino. Estoy orgulloso de decir que no estaría aquí si no fuera por ti, Cheryl Dean"
 Y sin tí, Reggie muchos aficionados al basket nos hubiéramos perdido algo maravilloso: “The Miller Time”.

Salu2 anelkianos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario